Pollo asado con zumo de manzana

Muslos de pollo deshuesados y manzanas

Hoy en día estamos muy mimados porque es muy fácil comprar un pollo (ya asado) en la tienda.    De hecho, voy a suponer que coger un pollo asado de la tienda está muy a menudo en la lista de “cenas fáciles” de la mayoría de las familias.

Me gustaría que el mundo supiera lo fácil que puede ser asar tu propio pollo (¡con resultados deliciosos!) No es realmente difícil asar tu propio pollo, y te sugiero que lo pruebes alguna vez para una cena de domingo por la noche.

En esta receta, se hace una salmuera rápida para el pollo.    Una salmuera es un líquido de remojo que ayudará al pollo a mantener el máximo de jugos mientras se asa.    Así que haz la salmuera por la mañana, y luego deja que el pollo se remoje en la salmuera gran parte del día (o puedes hacerlo la noche anterior).

A continuación, seca el pollo, añade cebollas, ajos y perejil a la cavidad del ave y mételo en el horno para asarlo durante una hora y media.    Mientras se asa, se reducen 2 tazas de sidra en un jarabe hirviendo en la estufa.    Luego puedes dedicarte a tus asuntos hasta que el pollo termine de asarse.

¿Qué puedo hacer con un exceso de zumo de manzana?

También se puede utilizar como cobertura de helado o rociar sobre tortitas y gofres para el desayuno. Utilícelo como base para los batidos o mézclelo en sus copos de avena en lugar de azúcar. Las posibilidades son infinitas una vez que tenga esta reducción de zumo de manzana naturalmente endulzada en la despensa de su cocina.

  Zumo de manzana tropicana

¿Cómo se cocina un pollo sin que se reseque?

Para empezar, pon el pollo en salmuera en una mezcla de agua y unas cucharadas de sal durante unos 20 o 30 minutos. Esto potenciará el sabor natural y la humedad de las pechugas de pollo y te dejará un trozo de carne súper tierno. Este es el paso que realmente garantizará que el pollo no esté seco ni duro.

¿Es mejor asar un pollo cubierto o descubierto?

¿Cubres el pollo cuando lo asas? Por lo general, nos gusta asar el pollo sin tapar para que la piel se crispe y adquiera un atractivo color dorado. Si el pollo empieza a oscurecerse demasiado antes de alcanzar la temperatura interna adecuada, puedes colocar un trozo de papel de aluminio encima para evitar que la piel se queme.

Salmuera de pollo a base de zumo de manzana

Lo preparé para acompañar un vino de manzana que nos había regalado un amigo. Fue posiblemente el mejor pollo que he asado nunca. Me encanta cocinar el pollo en una sartén de hierro fundido sobre un lecho de manzana, cebolla y ajo picados. Poner el pollo entero descongelado en salmuera fría y refrigerar de 18 a 24 horas. Asar el pollo como de costumbre.

(-) Actualmente no se dispone de información sobre este nutriente. Si sigue una dieta médicamente restrictiva, consulte a su médico o dietista titulado antes de preparar esta receta para consumo personal.

Muslos de pollo con manzana al horno

Esta receta de pechugas de pollo al horno se hace con pechugas de pollo deshuesadas y sin piel y se hornea con sal, pimienta y zumo de manzana. El zumo de manzana da una increíble textura afrutada, naturalmente dulce y húmeda a la pechuga de pollo asada al horno sin tener que utilizar ningún aceite de oliva o mantequilla. En pocas palabras, esta es una receta maravillosa que es fácil y rápida, pero al mismo tiempo, cargada de gran sabor y textura húmeda.

  Zumo de manzana y pera

Al envolver las pechugas de pollo en papel de aluminio, las pechugas de pollo se escalfan en el horno con la ayuda del jugo de manzana para la humedad. El vapor de la bolsa de papel de aluminio, combinado con el zumo de manzana, la sal y la pimienta, cocinan las pechugas de pollo hasta conseguir una textura perfectamente húmeda y tierna. Si no quieres usar zumo de manzana con la pechuga de pollo, puedes usar zumo de naranja o el sabor de zumo que prefieras. Mientras sea naturalmente dulce, tendrás un equilibrio perfecto con la sal y la pimienta. Esta técnica es muy sencilla y no puede ser más saludable que esta receta de pechuga de pollo.

Qué hacer con el zumo de manzana

La pechuga de pollo asada con melaza, manzanas y cebollas es un delicioso sabor a otoño. La pechuga de pollo con hueso y piel se unta con una salsa de melaza y sidra de manzana, y luego se hornea hasta que queda crujiente por fuera y jugosa por dentro. Sirve el pollo con puré de patatas, galletas o pan de calabaza, además de tus verduras favoritas para una cena fácil y familiar.

Una pechuga de pollo asada suculenta, jugosa y crujiente es una forma tan infravalorada y asequible de alimentar a la familia. Aderezada con hierbas frescas, manzanas y cebollas, y untada con una salsa de sidra de manzana, esta sencilla y saludable comida se convertirá pronto en un elemento básico en tu rotación de comidas de otoño e invierno. Utiliza hierbas frescas si las tienes, o hierbas secas cuando sea necesario – ¡la pechuga de pollo asada estará deliciosa de cualquier manera!

  Zumo de manzana higado

La pechuga de pollo sin hueso y sin piel tiene la reputación de volverse seca y dura después de asarse. En cambio, aquí utilizamos pechuga de pollo con hueso y piel, que se mantiene jugosa y sabrosa en el horno. La piel y los huesos añaden sabor al plato y ayudan a mantener la humedad de la carne. Además, rociar el pollo con la melaza y la salsa de sidra de manzana durante todo el proceso de cocción aporta más sabor y humedad al plato.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad